Un padre jesuita explica a sus alumnos lo que significa la eternidad:

"Imaginad que la tierra es de bronce... y que una golondrina, cada mil años, la roza con un ala. Cuando toda la tierra se haya desgastado de este modo, sólo entonces empezará la eternidad".


LA PROSTITUTA SAGRADA

Soy la primera y la última,
soy la honrada y la despreciada.

Soy la prostituta y la santa.
Soy la esposa y la virgen.
Soy (la madre) y la hija.

Soy los mienbros de mi madre...
Soy el silencio incomprensible
y la idea cuyo recuerdo es frecuente.
Soy la voz cuyo sonido es múltiple
y la palabra de apariencias diversas.
Soy la expresión de mi nombre

El Trueno, la mente perfecta; Nag Hammadi Library

La Prostituta Sagrada es la que lleva a lo masculino a entregarse al potencial de penetrar la divinidad, la que impulsa a lo femenino al éxtasis de rendirse completamente ante eso. El misterio de esta unión reside más allá de los límites del amor personal.

Lo Sagrado sugiere dedicación al espíritu divino y Prostituta sugiere deshonra del cuerpo humano. La mente está separada de la materia y la espiritualidad de la sexualidad.

En los antiguos matriarcados la naturaleza y la fertilidad constituían el corazón de la existencia. La gente vivía muy cerca de la naturaleza, por consiguiente sus Dioses y sus Diosas eran divinidades naturales. Ellas guiaban el destino al proveerles o negarles la abundancia de la Tierra. La pasión erótica era inherente a la naturaleza humana. El deseo y la respuesta sexual se experimentaban como un poder regenerador y se reconocían como un regalo o una bendición de la divinidad.



La naturaleza sexual de la mujer y del hombre eran inseparables de su actitud religiosa. En sus plegarias de agradecimiento o en sus súplicas ofrecían el acto sexual a la Diosa del amor y de la pasión.Se trataba de una acción honorable, pía, que complacía tanto a los dioses como a los mortales. La práctica de la prostitución sagrada envuelta en el interior de este sistema religioso matriarcal hacía que no existiera separación entre la sexualidad y la espiritualidad.

Algunos escritores explican los orígenes de la prostitución sagrada como un desarrollo del culto a la Gran Madre, a la Madre Tierra. Su bendición para la reproducción de las cosechas, para los niños y para toda la vida animal era vital en las culturas agrarias.
Un antiguo documento de la Diosa procede de Sumeria, lugar a menudo referido como cuna de la civilización. Inscrito en tablillas de barro y en escritura cuneiforme sobre cilindros de Judea, se explican historias de la diosa Inanna, Reina del Cielo y la Tierra, la Estrella de la mañana y del atardecer. Inanna, una deidad prominente en el panteón sumerio, había traído a la tierra, en la Barca del Cielo, regalos para la civilización y la cultura, tales como la música, las artesanías, los criterios y la verdad. Portó incluso el arte de hacer el amor, un logro cultural.

La prostituta sagrada, aunque perdida para la historia, puede ser un aspecto vital de nuestra otra realidad, que funciona en el proceso psíquico individual. Para ser conscientes de ella, para sentirla, para permitirle que se exprese, hemos de añadir una nueva dimensión a la vida, una dimensión tal en la que se pueda imaginar una naturaleza erótica y estimulante. Esta, la que ahora presento, constituye la sierva sagrada de la Diosa divina, de la Diosa del amor

LA FAMILIA, 1953

LA FAMILIA, 1953
Daniel y Rosita con Tommy y Verónica, a orillas de arroyo Coquimbo
"La eternidad no es un lugar ni un tiempo, es saber que nuestra verdadera naturaleza vive simultáneamente en algún lugar del espacio y el tiempo".
Richard Bach.